¿Qué debes saber acerca de las dificultades de aprendizaje de tu hijo?

Cuando hablamos de las dificultades de aprendizaje de un niño, nos referimos a los problemas en las capacidades y habilidades que puede suponer un obstáculo en el desarrollo normal de un niño.

A lo largo de la vida, tus hijos irán aprendiendo muchas cosas: comer, andar, hablar, escuchar, leer, escribir, etc… Unas habilidades serán más fáciles, son innatas y no necesitan aprendizaje, su propia naturaleza les va impulsando a evolucionar y a desarrollarse, pero hay otras que son más difíciles de aprender.

Dificultades de aprendizaje

Cuando tu hijo se esfuerza mucho por aprender algunas habilidades, y le cuesta seguir el ritmo de sus compañeros, es muy importante averiguar por qué.

Puede que tenga dificultades de aprendizaje (DA). Si su hijo tiene DA, cuando antes se detecte, antes podremos darle solución.

¿Qué son DA?

Dificultades de Aprendizaje es un término que se utiliza para englobar diversos problemas de aprendizaje.

Estos problemas tienen que ver con la manera en que el cerebro obtiene, utiliza, almacena y transmite información.

El 15 % de la población infantil tiene dificultades de aprendizaje, la más común es la dificultad en la lectoescritura.

¿Qué causa las DA?

Puede haber muchas causas posibles. Lo primero que tenemos que hacer es una recogida de información desde el nacimiento hasta la edad actual: Embarazo, parto (natural o cesárea), complicaciones de la madre o del bebé, desarrollo (reptado, gateo, cuándo empezó a andar, a hablar, etc), enfermedades (alergias, mocos, otitis), tratamientos, etc…

Es muy importante la forma de nacer, si se saltó alguna fase de desarrollo como el reptado o gateo, dado que ello va a condicionar su posterior desarrollo y su madurez neurológica.

Las otitis, los mocos, afectan a nuestras habilidades básicas de aprendizaje como son el lenguaje, la atención, memoria, concentración y adquisición de aprendizajes.

Por ello es preciso realizar una serie de valoraciones con el fin de determinar qué puede estar originando esa dificultad para acceder a los aprendizajes.

Es importante conocer en qué momento de desarrollo motor se encuentra su hijo. Ver si tiene integrados los Reflejos Primitivos y desarrollado los Reflejos Posturales, que tienen que haberse integrado y desarrollado a los tres años aproximadamente.

Tener activos o no desarrollados reflejos primitivos o posturales, puede dar lugar a inmadurez neurológica, lo cual hace que su hijo no esté preparado madurativamente a las exigencias académicas que se le muestran para su edad cronológica.

Dificultades de aprendizaje

Si su hijo tiene 6-7 años es importante realizar un scrinning visual con fin de determinar cómo se encuentran sus habilidades visuales imprescindibles para aprender a leer y escribir.

Si es capaz de fijar su mirada en un punto y realizar su seguimiento sin torpeza y sin acompañar la cabeza.

No se trata de ver su agudeza visual (eso lo tiene que valorar un oftalmólogo) sino su madurez visual (este aspecto lo valora un Optometrista comportamental, el cual está especializado en las dificutades de aprendizaje).

Con esto quiero decir que nuestro hijo puede tener una visión perfecta, su ojo está perfectamente sano, pero su inmadurez en el procesamiento visual le obstaculiza y le impide aprender como un niño de su edad.

Otro aspecto importante es valorar si está definida su lateralidad y descartar la existencia de cruces laterales (conocido comúnmente como lateralidad cruzada): niños diestros o zurdos de mano que presentan dominancia visual y/o auditiva contraria.

Esta condición conlleva una serie de síntomas como impulsividad, falta de atención, problemas de memoria e incluso de comportamiento, lo cual va a impedir que su hijo asimile la información de forma correcta, se pierda y desgaste mucha energía visual, esto puede hacerle pensar que su hijo no quiere hacer las tareas o que es vago.

No existen los niños vagos, porque ningún niño quiere fracasar. Los niños por naturaleza quieren aprender, conocer, explorar, pero si tienen limitaciones que le desgasten enérgicamente y le lleven a la frustración, dejan de esforzarse y de arriesgarse a volver a fracasar de nuevo.

Otro aspecto importante es valorar su procesamiento auditivo. Valorar su dominancia auditiva y ver si existen cruces laterales.

Una audiometria normal puede determinar que su hijo tiene una audición normal (porque está dentro del umbral de audición 0-10 db), esto quiere decir que el oído de su hijo está perfectamente sano, pero una audición normal, efectiva y de calidad es cuando ambos oídos oyen las mismas frecuencias de igual manera.

En las pruebas de procesamiento auditivo podremos observar si su audición es de calidad.

Sólo una diferencia entre un oído y otro puede dar lugar a dificultades de atención, localizar la fuente sonora, discriminar sonidos que se parecen fonéticamente, memoria a corto plazo y velocidad de procesamiento.

Como papá y/o mamá, si sospechas que tu hijo presenta dificultades de aprendizaje, contesta las preguntas de este cuestionario.

Es un screening a modo orientativo. Si contestas a 5 o más items, probablemente presente dificultades de aprendizaje y precise de la ayuda de un especialista.

AUDICIÓN

¿Se distrae con facilidad?
¿Desconecta con facilidad?
¿Hay que llamarle varias veces para atraer su atención?
¿Le molesta algún ruido?
¿Habla alto?
¿Pregunta mucho qué?
¿Tiene el oído muy fino?
¿Se pone nervioso cuando está en lugares con mucha gente? VISIÓN
¿Le duele la cabeza?
¿Tiene visión borrosa?
¿Tiene visión doble?
¿Se le mueven las palabras en una página?
¿Se cansa cuando lee?
¿Se cansa cuando escribe?
¿Confunde letras o palabras?
¿Confunde derecha e izquierda?
¿Salta, relee u omite palabras cuando lee?
¿Es lento en la lectura?
¿Acompaña con el dedo la lectura?
¿Tiene dificultad para entender lo que lee?

 

 

 

Eva Ma Rincón Carrasco.
Directora Técnica
APRENDO CENTRO MULTIDISCIPLINAR.

 

 

Revisión: CMC

Si te ha gustado, también te puede interesar…

 

CM Community Manager

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí