El consumo de alcohol en jóvenes ¿se incrementa en Verano?

El verano es la época idónea para dar un poco más de libertad a los chavales, ya se han esforzado durante todo el año, ahora toca darles su merecido descanso.

Para saber si el consumo de alcohol en jóvenes se incrementa en la época estival, hemos hablado con especialistas: psicólogos, educadores e incluso con Alcohólicos Anónimos para que nos den sus opiniones al respecto.

Para ello hemos preparado una serie de artículos en los que cada uno nos da su versión desde su experiencia.

Como padres y madres de hoy, en estas fechas nos relajamos, somos más permisivos en todos los sentidos ¿o tú no? Y en concreto con los más mayores (ya en edad adolescente) les dejamos ir a las fiestas de los pueblos cercanos con sus amigos, pueden llegar un poco más tarde, en definitiva, les damos mayor independencia.

Abrimos la serie con dos excelentes profesionales y mejores personas, puedes saber más sobre ellas en este enlace.

Piedad Castellanos

 

 

PIEDAD CASTELLANOS Psicóloga, apasionada por la educación emocional, ha estado durante cuatro años como formadora y directora de la Akademia, programa de educación emocional para adolescentes e impartiendo formación emocional en institutos y colegios a alumn@s y/o profesores.

 

 

Alicia Torres

 

ALICIA TORRES. Pedagoga especializada en neuropsicología. Formadora y orientadora de adolescentes en el programa de la Akademia e impartiendo formación emocional en institutos y colegios a alumn@s y/o profesores.

 

 

¿Cuál es la edad de inicio en el consumo de alcohol en los jóvenes?

Según las informaciones de diferentes estudios entre los que se encuentra la del Plan Nacional de Drogas o la encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España, ESTUDES, la edad de inicio del consumo de alcohol, ya no se puede decir que empieza en los jóvenes, si no en edad de pubertad: 13,8 años es la edad de referencia oficial.

Desde nuestro punto de vista, la edad de inicio en el consumo de alcohol empieza entre los 1 y los 10 años, te explicaremos el porqué.

El alcohol es una droga legal, implementada en la cultura de la celebración, no solo en España, porque el consumo de alcohol es algo generalizado en la mayoría de las sociedades.

L@s niñ@s desde pequeños están relacionándose con el alcohol. En la mayoría de las celebraciones de fechas señaladas en la vida, el alcohol es uno de los principales protagonistas.

En España las reuniones con amigos y familiares suelen ser una excelente ocasión para brindar o compartir unas cañas o un vino.

No son pocas las ocasiones en las que, en los quioscos de los parques, en la playa o en la piscina, ahora que ya estamos en el verano, mientras l@s niñ@s juegan, las mesas del chiringuito se va llenando de tintos de verano, tercios o botellines consumidos por los padres y madres que hablan animadamente de sus pequeños.

Salvo excepciones, las celebraciones van acompañadas de alegría, risas, baile, conversaciones animadas, abrazos, chistes… y un largo etc. de conceptos que están muy bien valorados en la sociedad.

En muchos casos es el resultado de la desinhibición y pareciera que esa “felicidad” que fuera unida al consumo. L@s niñ@s terminan asociando el alcohol con risas y diversión y en cierta medida con la “felicidad”.

Según l@s niñ@s van creciendo, la fantasía del alcohol empieza a mitificarse.

No hay celebración en la que falte el alcohol y l@s niñ@s, según van creciendo, imitan a los mayores en su deseo de crecimiento prematuro: “ellos quieren ser mayores y hacer cosas de mayores”.

L@s niñ@s tienen mucha prisa por crecer y el alcohol les hace sentir que están más ceca de ello.

El alcohol además está relacionado con lo prohibido y con la dulce sensación de hacer algo y “que no te pillen”, es todo un juego del arte de crecer.

¿Cuáles son las fechas del año más propicias al inicio del consumo?

Normalmente los jóvenes se inician en dos épocas con más facilidad, por lo que antes estábamos señalando.

Una sería las Navidades y la otra el verano, donde se suceden la mayoría de las fiestas patronales de los pueblos y ciudades.

Suelen ser dos periodos muy relacionados con el ocio y la diversión y parece ser el momento de iniciación, mostrando una mayor intensidad.

Todas las estadísticas apuntan también hacia el consumo de fin de semana, que es el que a lo largo de todo el año está más presente como días lúdicos y de descanso de las rutinas habituales. Coincide también con el periodo de mayor consumo para los adultos.

¿Qué motiva a los adolescentes a iniciarse en el consumo de alcohol?

Si me lo permites, y aun pudiendo parecer reiterativa (que por otra parte ese es mi objetivo), la mayoría de las “cosas” que motivan a l@s jóvenes a iniciarse en el consumo del alcohol, no está muy lejos de las causas que guían a los adultos.

Lo comentábamos antes, el alcohol suele provocar estados de euforia, alegría, desinhibe, te permite actuar desde una supuesta libertad, rompe limitaciones y parece que facilita las relaciones con los otros, te facilita hacer cosas que reprimes y sientes que bajo su influencia puedes conseguir aquello que desde un estado natural no eres capaz de lograr.

Pareciera que el alcohol diera superpoderes, que te hiciera ser mas divertid@, más gracios@, ingenios@, extrovertid@, cariños@, lanzad@… te hace ser todo aquello que la sociedad valora.

consumo de alcohol en jóvenes

Te hace ser más popular, que te acerques a lo que los otros hacen y entonces eres uno más, te aceptan, te integran en el grupo y no te excluyen; entonces te sientes querido, no excluido, no solo y entonces… sigo bebiendo porque me hace sentir de una forma tan especial.

L@s “iniciador@s” por su parte , aquell@s que lo proponen entre sus amig@s, aparecen como los “rebeldes”, admirados o criticados, pero por algo que a ellos les hace sentirse importantes. Y los demás le siguen por formar parte de un grupo al que quieren pertenecer.

Las motivaciones, es verdad que tienen un sustrato biológico que generan refuerzos a través de circuitos de recompensa, pero tampoco debemos dejar de observar el tipo de motivos de los que hemos estado hablando: “LA FANTASÍA DEL ALCOHOL” que se mitifica otorgando SUPERPODERES y ahí encontramos que está uno de los trabajos de prevención más importantes a realizar: LA DESMITIFICACIÓN, el consumo nada tiene que ver con la libertad sino con la esclavitud que generan las dependencias.

En esta época tan compleja de la vida, como es la adolescencia, también podemos encontrar otra motivación; en este periodo se trastocan las hormonas y el cerebro está inmerso en un cambio radical, las emociones surgen de manera rápida e incontrolada y ell@s no saben cómo expresarlas y gestionarlas, muchas veces les abruman y el alcohol y otras sustancias son utilizadas como ANÉSTESICO.

Como ves las motivaciones no tienen nada que ver con el sabor, que al principio incluso desagrada, si no con todo el complejo mundo de las relaciones inter e intrapersonales.

¿Qué se puede hacer desde la Educación Emocional para prevenir el consumo de alcohol en jóvenes?

La Educación Emocional en sí, actúa desde la prevención, es la forma que consideramos más eficaz para trabajar este y otro tipo de situaciones que tanto preocupan en la sociedad actual.

Cuando nosotros hablamos de Educación Emocional, queremos hablar de la educación que, de una manera más amplia contempla, mente, cuerpo y emoción como una sola realidad que construye la individualidad.

Trabajar desde la Educación Emocional, nos permite, acercar a los niños y niñas, no hablamos de jóvenes, para que puedan crecer desarrollando todas las habilidades que forman parte de su ADN y que l@s jóvenes han buscado como “superpoderes que te ofrece el alcohol”.

Es decir, que desarrollen sus potencialidades desde el principio sin tener que recurrir a agentes externos.

La educación integral

  • Permite fomentar, construir y desarrollar en ellos, una mirada hacia sí mismos de autoestima, respeto, cuidado y pensamiento crítico.
  • Ayuda a poner nombre a las emociones, a saber, de dónde provienen y se nutren, cómo manejarse con ellas en lugar de sufrirlas y sentirse desconcertados por la falta de autoconocimiento.
  • Colabora teniendo una mirada distinta hacia “los otros”.
  • Favorece la consolidación de valores y principios.
  • Facilita la construcción y desarrollo de estructuras cognitivas, emocionales y físicas que favorezcan la

Toma de decisiones y la interdependencia saludable.

  • Invita a tomar conciencia de aquellas situaciones que te favorecen o desfavorecen, que te acercan o alejan de aquello que quieres ser.
  • Ayuda a construir desde tu esencia. Y nada, nada de eso tiene que ver con el consumo. desproporcionado del alcohol.

Algo que también creemos importante apuntar es que está demostrado que l@s chic@s que finalmente acaban desarrollando conductas adictivas pasada la edad de la adolescencia, son tanto aquellos en cuyos círculos próximos está presente el consumo habitual del alcohol y está por tanto normalizado, como en aquellas personas que viven situaciones complicadas a nivel familiar, pareja ,profesional, personal , social… y que ven en el alcohol una forma de evadirse de esa realidad.

A fin de cuentas personas que entrando en la edad adulta no han sido capaces de desarrollar habilidades sociales y personales para las relaciones interpersonales, motivo principal por el que los jóvenes beben.

¿Cuáles son las consecuencias en el cerebro de un adolescente que consume alcohol?

Curiosamente siempre pensamos en los peligros que conlleva el abuso del alcohol y nos alarma la aparición de un coma etílico, pero más pernicioso resulta el uso habitual y a una frecuencia baja, “sólo tomó un par de botellines”.

El cerebro en esa fase de la vida está en desarrollo, el neocórtex prefrontal no termina de hacerlo hasta los 20, 25 años y es un gran círculo vicioso porque esta es la zona con la que planificamos, tomamos decisiones, medimos riesgos etc.

Los adolescentes en este momento, diríamos que tienen esa zona “en obras”, muchas de las conexiones que se habían hecho entre el cerebro emocional y el neocórtex se “desenchufan y se rehacen (pensemos a manera de capas de cebolla, la parte más interna es el cerebro reptiliano, el de los instintos, la siguiente capa es el cerebro límbico, el que se encarga de lo emocional y la más externa es el neocórtex, es nuestra parte razonable).

Los adolescentes se encuentran haciendo con el cerebro límbico muchas funciones que debería estar realizando el neocórtex, por eso les cuesta planificar, son malos calculando riesgos etc.

El consumo continuado de alcohol en los jóvenes puede tener consecuencias muy negativas para el desarrollo del cerebro.

Puede dificultar los cambios que ayudan a establecer redes de comunicación dirigidas y eficientes para los procesos mentales que nos hacen llegar a adultez.

Nos van a mermar la memoria y la capacidad de aprendizaje.

Las espinas dendríticas (ramas de neuronas), donde se producen la mayoría de las sinapsis (conexio- nes) de las neuronas, aparecen como si estuvieran inmaduras, desgarbadas y largas (las maduras son cortas y con aspecto similar a una seta).

El circuito de recompensas (dopamina y serotonina) se ve seriamente modificado y eso puede conducir a una sensación de insatisfacción permanente y crear estados depresivos. Y esto será la causa de que busquen nuevas sensaciones que les estimulen porque el umbral de necesidad habrá subido.

Aunque parezca paradójico, en pequeñas dosis, dicho efecto depresor produce un aumento de la sensación de euforia y bienestar, dado que inhibe, principalmente, los territorios subcorticales (1a y 2a capa de “la cebolla”) y algunos de los procesos inhibitorios que normalmente utilizamos para regular nuestra conducta.

Es por ello por lo que facilita la socialización y por lo que la gran mayoría de la gente consume alcohol de manera recreativa.

A dosis elevadas de alcohol, sin embargo, aparecen efectos más propiamente depresivos, con una alteración del nivel de consciencia, lentitud mental y física y pérdida de parte del raciocinio y de las funciones ejecutivas en general.

Afecta al hipocampo (parte del cerebro emocional donde se reúnen la emoción y la memoria) creando daños en la memoria, más que olvido de la información retenida, los problemas más importantes se darían a nivel de la capacidad de “grabar” y almacenar nueva información.

¿Qué pueden hacer los padres y madres de hoy para prevenir el inicio temprano del consumo de alcohol en sus hijos?

Me encanta que hagas esta pregunta. Como has visto a lo largo de toda la entrevista los adultos somos pieza clave en el comportamiento de l@s chic@s.

Una de las primeras partes es ser cuidadoso con: “haz lo que te digo, no lo que yo hago”, Somos modelo para ellos.

Por ejemplo, no podemos coger el coche después de haber bebido y escudarnos en el “Soy mayor para hacerlo”, porque eso se vuelve en “nuestra contra” en cuanto cumplen los 18. Hemos de ser consecuentes con nuestros actos y lo que les pedimos.

  • ¿Cómo es nuestra relación con el alcohol? Como padres y madres es la primera pregunta que debemos hacernos.
  • Es importante fomentar las relaciones filo-parentales en las que la comunicación sea una dinámica habitual desde niños.
  • Crear entornos familiares cuidadosos y seguros, no hiper/sobre protectores y desconfiados.
  • Facilitarles el acceso a aficiones y pasatiempos.
  • Ponerse en la piel de sus hij@s. En la adolescencia se hacen cosas que a los padres no les gustan.

Y esta es una de ellas, pero…

  • No hablar con “sermones” sobre el consumo, si no, interrelacionar con ellos desde los valores y principios (l@s chic@s tienen muchos y muy poderosos).
  • Hablarles desde la libertad y el cariño y no desde el miedo y los castigos.
  • Establecer límites y aplicar tres sentidos imprescindibles; el del humor, el del amor y el común.
  • Fomentar el pensamiento crítico. Nosotros siempre comentamos que la familia y la casa es el mejor laboratorio para que l@s chic@s pongan en práctica actitudes que queremos que se repitan en el resto de los ámbitos.
  • Escuchar sus opiniones y puntos de vista desde niños, para saber cómo opinan y que aprendan a argumentar ante otros.
  • De forma lúdica y en familia, las películas suelen ser una bonita forma de acercarse a este mundo y poder luego hablar sobre ello.
  • Y por supuesto abordar estos temas antes de que llegue la edad y ya “no quieran escuchar”.

Redacción: CMC

Si te ha gustado, también te puede interesar:

CM Community Manager

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí