Los adolescentes y las redes sociales son un binomio inseparable hoy en día, como padres y madres de hoy sabemos los riesgos que existen y en ocasiones lo más fácil y rápido es prohibir, consiguiendo justo el efecto contrario, que los adolescentes se creen cuentas ajenas a sus padres con todo lo que eso conlleva.

Querido/a lector/a, lamento informarte que las redes sociales no son una moda, no es algo que podamos prohibir, ni eliminar de la vida de nuestros hijos, son parte de ellos, de su entorno y lo más responsable que podemos hacer es crear un ambiente distendido, de comunicación, sin reprender, ni castigar. 

Si echamos la vista atrás —no hace tanto de ello—, éramos nosotros esos adolescentes rebeldes, que hacíamos todo aquello que nos prohibían nuestros padres, simplemente porque  “qué iban a saber ellos”, siendo nosotros jóvenes y estando al día de la calle. 

Justamente eso es lo que piensan nuestros hijos hoy de nosotros, que somos unos carcas y no sabemos nada de tecnología y si, puede que en ese ámbito nos lleven la delantera, pero en relaciones humanas, experiencia vital, triunfos y fracasos no pueden competir con nosotros.

Os hago una pregunta ¿Qué hacíais vosotros para llamar la atención? ¿Si no tenías atención en casa, dónde la buscabais? Normalmente recurriamos a los amigos, o a cualquiera que nos dijera algo que nos hiciera sentir importantes, de ese modo le solíamos hacer más caso a cualquier persona que no fuese nuestros padres.

Exactamente eso es lo que hacen los chavales de hoy en día, con una gran diferencia, ahora lo hacen a través de las redes sociales sin saber quién está al otro lado, este vídeo es un buen ejemplo de ello:

Buscan en redes sociales ese amigo/a, novio/a que les diga lo que quieren oír, y sí, lo encuentran, su inocencia les hace sentir enamorados/as, es totalmente normal, todos pasamos por ello ¿Lo recordáis?

Sin la más mínima intención de demonizar las redes sociales, recordad que desde Padres y Madres de Hoy defendemos su uso responsable. Estás son la herramienta de comunicación de los adolescentes en nuestro tiempo, y debemos aprender a convivir con ellas.

Muchos de nosotros tampoco sabemos muy bien cómo manejarlo, si ya de por sí la crianza es un reto, la tecnología nos lo pone aún más difícil, pero está demostrado que lo único que funciona es la comunicación entre padres e hijos.

En julio de este año apareció esta desgarradora noticia en la que un menor se suicidó por el hostigamiento sufrido por WhatsApp por una persona de 62 años que conoció en redes sociales. 

Hablar, hablar y hablar con nuestros hijos sobre el uso responsable de las redes sociales está en nuestras manos, vigilarlos sin agobiarse, recordando siempre que también fuimos adolescentes y queríamos mantener nuestros secretos, miedos e inseguridades a salvo de nuestros padres. 

Hablad desde el respeto, la tolerancia y la empatía, y si os equivocáis, debéis pedir perdón por los errores cometidos, nuestros hijos entenderán que todos nos equivocamos, si, los padres y madres también nos equivocamos y ellos deben saberlo.

Es importante entender la forma de comunicarnos con nuestros hijos, Antonio Ríos, psicoterapeuta nos lo explica en este vídeo:

  • La comunicación afectiva
  • La comunicación efectiva
  • La comunicación superficial

Hay una frase del vídeo que lo define a la perfección: “Si un padre/madre escucha a sus hijos, ellos vuelven y vuelven y te van contando”

Si algo de lo que nos cuentan no nos parece bien, correcto o adecuado, hay muchas formas de hacerles ver y entender sin atacarlos, una forma muy eficaz es preguntarles: ¿Tú qué harías en el caso de….Que te ofrezcan drogas, que te pidan fotos de desnudos por redes sociales,  que te acosen por WhatsApp, etc…? 

La comunicación es clave para una buena relación entre padres e hijos

Para que nuestros hijos nos hablen con sinceridad debe existir confianza en la comunicación, de lo contrario nos contaran lo que queremos oír, son jóvenes, no tontos.

Nuestra recomendación es que hables con tus hijos/as sin tabúes, habla con ellos/as de sexo, de drogas, de tabaco, de alcohol y de todo aquello que tus padres no hablaron contigo, porque era lo normal, casi todos nosotros lo hablamos con amigos/as y no tuvimos esa confianza con nuestros padres porque para ellos eran conversaciones prohibidas.

Las redes sociales, si algo tienen, es que hay de todo, bueno y malo, como la vida misma, y todo tiene su momento, es decir, que las utilicen para comunicarse con sus amigos/as, para entretenerse, para jugar, para cotillear y también para aprender.

La parte buena de las Redes Sociales

Si decimos que en las redes sociales se aprende es porque ya hay una gran cantidad de profesionales en diferentes áreas que comparten conocimientos en el lenguaje de los jóvenes, estos son algunos ejemplos de cuentas en TikTok que son virales con millones de visualizaciones y tienen miles de seguidores.

Estos son sólo algunos ejemplos de profesores que se han sumado a las redes sociales para llegar al publico más joven. En TikTok o Instagram también podremos encontrar adolescentes que leen libros, que dibujan, que comparten experiencias, entre otras, con millones de visualizaciones, como padres y madres de hoy podemos buscar este tipo de contenido más educativo e invitar a nuestros hijos que además de entretenimiento, lo aprovechen también para aprender.

Los adolescentes y las redes sociales conviven y se nutren bidireccionalmente, por eso hoy en día es imprescindible que conozcan sus beneficios y peligros. Educarlos en la prudencia, la responsabilidad de su uso y las vulnerabilidades que presentan es fundamental.

A día de hoy existen muchas redes sociales en las que nuestros hijos/as se mueven, de la que hablaremos más abajo es una app que nos genera un poco de respeto, aún así no podemos evitar que la utilicen, para ellos es un juego, hasta que deje de serlo.

La geolocalización entre amigos y desconocidos

Saber en todo momento dónde están sus amigos/as, novios/as puede generar desconfianza entre ellos, imaginad que José y Lidia están en el mismo lugar pero ninguno de los dos lo sabe, pero el novio de Lidia que es amigo de José los ve juntos a través de la app en la misma ubicación ¿Qué creéis que va a pensar? 

Con la aplicación Zenly los jóvenes tienen localizados a sus contactos en tiempo real, también puede ser utilizada por padres y madres para conocer la ubicación de sus hijos, aunque dudo mucho que a vuestros hijos les guste la idea.

Es importante hablar con ellos y si no podemos evitar que la utilicen, al menos que no acepten a desconocidos, no tenemos que contaros los riesgos que esto conlleva.

En relación al tema de la localización en tiempo real, es importante hablar con los jóvenes sobre sus beneficios y riesgos, deben saberlo y debemos repetirlo mucho, recordad que cuando se es adolescente lo que dicen los padres, en muchas ocasiones, no es importante para ellos y normalmente se trata de “Dar la chapa”, por eso insistimos en la comunicación constante y no sólo en castigar, que la mayoría de las veces no sirve para nada.

Redacción: CMC

Si te ha gustado, también te puede interesar…

CM Community Manager

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.